El santuario

Hola, nos gustaría agradecerte el tiempo que vas a dedicar a leer sobre nuestra labor: Gracias. Antes de nada, permítenos que aprovechemos para hablarte sobre Pablo, Pablito para los amigos, un cordero blanco y dulce, suave y cariñoso. Ya sabes, uno de esos seres que inspiran tanto afecto por su ternura, que solo quieres abrazarlo.

Su historia te ayudará a comprender qué hacemos en el Santuario, porqué lo hacemos y por quienes lo hacemos. Estamos seguros que al conocerle, aunque sea a través de estas palabras, entenderás todo mucho mejor.

pablo en vet01

Pablito en el veterinario de urgencia después de llegar de su rescate a Santuario Wings of Heart. Como verás, era sólo un pequeño cachorro pero ya con una dura existencia.

Pablo, de apenas semanas de edad, sobrevivió con una pata rota a las terribles inundaciones del Ebro a su paso por Zaragoza a inicios de 2015. En esas inundaciones que anegaron amplias extensiones de terreno, perdieron la vida miles de animales ahogados en las granjas.

Para muchos de los ganaderos, el valor de todos esos miles de animales era el dinero que el seguro les pagaría por su pérdida en una catástrofe, y así fue. Murieron ahogados, de hambre o a golpes o cuchillazos. Ahogados en la frialdad de las naves, jaulas o cercados, encerrados con candado para que perecieran y cobrar así las indemnizaciones.

La mayor parte de la gente ante esta situación, en vez de ir a socorrerles, fue a intentar llevárselos para matarlos y comerse sus cuerpos sin vida en su casa.

Por suerte, un pequeño grupo de gente solidaria fue a intentar salvar animales que hubiesen sobrevivido. Y encontraron a Pablito.

Pablito estaba sólo, buscando a su madre y amigos, los cuales estaban amontonados en una montaña de cadáveres no muy lejos de él. Pablito logró sobrevivir a la inundación. Fue uno entre miles. Cuando llegó, con su pata luxada y con una grave infección, le llevamos de urgencia al Hospital Veterinario.

Por supuesto, la historia de Pablo continúa y tiene un desenlace, pero lo dejamos para el final de esta página si te parece. Ahora, te invitamos a conocer el Santuario en los siguientes apartados que esperamos aclaren todas o muchas de tus dudas:

Misión: Salvar la vida al mayor número de animales posible

Nuestra misión como santuario de animales es proporcionar un hogar seguro a los animales considerados de granja que no tienen cabida en la mayoría de refugios, haciendo visible la cruel e injusta realidad que sufren los animales y promoviendo una vida vegana, compasiva, respetuosa y solidaria con todos los animales.

Santuario Wings of Heart nació en 2011 con un propósito por el que trabajamos cada día del año: salvar al mayor número de animales, tanto directa como indirectamente, rescatando y mostrando al mundo cada una de sus historias de maltrato, abuso y explotación a la que los animales son sometidos.

Somos, por tanto, una Organización sin ánimo de lucro con dos vías de actuación para ayudar a los animales. Principalmente, como refugio de animales considerados de granja, rescatando y dando refugio a todos los animales que podemos y, al mismo tiempo, mediatizamos sus historias para que el mensaje de Derechos Animales cale lo más profundamente posible en la sociedad.

Creemos firmemente que las historias personales de los animales que rescatamos, las de víctimas reales con nombre y una mirada, son la forma más poderosa de llegar a las personas. Y, a su vez, creemos aún más firmemente que los animales nos necesitan AHORA y que podemos luchar por un futuro sin explotación y crueldad hacia los animales haciendo todo lo posible por los animales que hoy pueden ser salvados de la terrible vida a la que los humanos les condenamos.

Nuestra labor en el propio Santuario es dar refugio, cuidados, salud, alimento, bienestar, en definitiva, una segunda oportunidad a los animales rescatados, generalmente, de la industria de alimentación o de cualquier forma de maltrato animal, abuso, abandono o crueldad. En el Santuario damos refugio a animales de diferentes especies, todas ellas explotadas de forma masiva, como cerdos, toros y vacas, ovejas, cabras, burros, caballos, gallinas y pollos, pavos, jabalíes, patos, ocas y conejos.

En Santuario Wings of Heart liberamos del maltrato y explotación a más de 250 animales, ponemos de manifiesto la cruel e injusta realidad que los animales sufren y, finalmente, transmitimos un mensaje esperanzador de respeto, de compromiso, implicación y de inclusión de los animales en las decisiones que tomamos cada persona diariamente.

Conoce el proyecto

El propósito de un Santuario para animales como Wings of Heart se basa en construir un espacio en donde los animales, que normalmente proceden de la explotación animal y el hacinamiento, puedan vivir en libertad y con las mejores condiciones de bienestar*. A su vez, mostramos al mundo que lo que los animales desean es vivir y ser felices, como nosotros los humanos, o los perros y los gatos con los que cada vez más gente convive.

Para ello necesitamos un espacio, unas instalaciones y un equipo de personas que permitan alojar a estos animales, atendiendo a los condicionantes propios de cada especie y a las necesidades individuales de cada animal.

Hay que tener en cuenta, por tanto, el tamaño, necesidades de espacio, cantidad y tipo de alimento, ciclos de comportamiento, requerimientos y materiales específicos para animales enfermos o supeditados, zonas húmedas para el recreo o el aseo, praderas abiertas para el esparcimiento, ejercicio o pasto, tipos de cobertizo para los dormitorios de cada animal, vehículos para el transporte…

Para salvar más vidas y convertir a estos animales en embajadores de los que no tendrán la suerte de ser rescatados por un santuario, nos vemos obligados a enfrentarnos al reto constante de crecer en espacio y de mejorar y construir nuevos recintos e instalaciones.

Un toro, un caballo o un cerdo necesitan dormitorios y prados grandes, y camas mullidas y limpias donde descansar. Necesitan mucho forraje, o verduras y pienso, comederos y bebederos especiales, etc…

En cambio, las gallinas necesitan unas instalaciones especializadas para desarrollar sus actividades diarias (baños de arena, hierba, posaderas, dormitorios adecuados) y un especial cuidado con mucha atención por la extrema debilidad dados los graves estados de salud en que la mayoría de ellas llega a nuestro refugio. Los pollos y las gallinas son explotados en las granjas de manera exhaustiva, más allá del límite de sus fuerzas, sea para producir huevos, sea para engordar mucho para convertirlos en carne. Además del trato generalizado de maltrato, transportes crueles, y manejo violento, suelen padecer dolencias tempranas y a veces crónicas, debido a la selección genética.

Por este motivo uno de los aspectos fundamentales del Proyecto Wings of Heart es plantearnos el desarrollo del refugio como algo dinámico, que siempre irá creciendo para poder albergar a cada vez más animales y que, a su vez, ellos estén cada vez mejor.

Todas y cada una de las decisiones que se toman en el Santuario van encaminadas en esos sentidos, albergar al mayor número de animales posible y de la mejor manera posible para ellos.

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Para nosotros, los animales que rescatamos son nuestros compañeros de vida, nuestros pacientes, nuestra responsabilidad. Son el motivo único por el que luchamos, y creemos que todo lo que hagamos por ellos quedará escaso comparado con lo que merecen. Y este es el motivo que nos lleva a luchar cada día con todas nuestras fuerzas por ellos. Porque los animales no tienen voz, y debemos hablar por ellos y protegerles.

Diariamente nos esforzamos en mejorar, en aprender, en ser cada vez más eficaces para ellos, para rescatar, cuidar y hablar por ellos.

Wings of Heart nació en el año 2011 y actualmente damos refugio a más de 250 animales. Cada uno de ellos tiene una historia terrible detrás, y con la ayuda de quienes nos apoyáis, podremos devolverle la felicidad y contar esa historia al mundo.

Dedicamos todos nuestros esfuerzos a rescatar, refugiar, curar las heridas físicas y rehabilitar las “heridas” emocionales a tantas víctimas animales cómo sea posible, dado que su extrema situación requiere de todas nuestras fuerzas y solidaridad con sus vidas.

La situación que padecen los animales en nuestra sociedad actual es dramática, siendo cruelmente explotados, matados y sus vidas llenas de miseria y dolor físico y emocional.

Los animales que salen de granjas y mataderos no tienen cabida en nuestra sociedad actual. Quienes formulan las leyes no se ha parado a pensar que ellos son también animales que sienten de la misma manera que un perro, un gato, o que nosotros mismos. En nuestra cultura y sociedad las leyes no tratan de proteger a estos animales pues son destinados a convertirlos en cosas, morir en un matadero, y su cuerpo pasa a formar parte de alguna bandeja o comida enlatada. Esta es una de las razones por las cuales es tan difícil salvar animales víctimas de la explotación animal y por la que lugares y proyectos como Wings of Heart son tan necesarios.

– Los animales en las granjas y los mataderos. Las víctimas invisibles:

No ha existido una época en nuestra historia como humanidad en la que haya habido un mayor número de víctimas animales. Hoy en día, sólo en el estado español, más de 800 millones de animales son criados, hacinados, y matados en los mataderos, muchos mueren antes, en las mismas granjas o transportes.

Apenas capaces de moverse encerrados, soportan actos de crueldad y maltrato que incluso serían ilegales si se tratara de gatos o perros. Imagina una vida sin Sol, sin libertad, sin ser capaz de socializar, sin esperanza, viendo cómo se llevan a tus hijos y compañeros, forzados a engordar o empujados hacia el camión camino del matadero. Las granjas y mataderos son los campos de concentración a las afueras de tu pueblo o ciudad.

– Animales víctimas de otras formas de maltrato y explotación:

Aunque la mayor parte de los animales en el mundo sufren y mueren por consumo de carne, huevos y lácteos, otros caen heridos, abandonados o están en peligro de muerte por la caza, usados como tiro o trabajos forzados, como entretenimiento en festejos taurinos y tauromaquia, como “adornos” (compra-venta-abandono de mascotas) e incluso, destinados a ser objetos de experimentación en animales.

¿De dónde proceden los animales refugiados en el Santuario?

La mayor parte de los animales que rescatamos salen directamente de granjas descartados por los propios ganaderos por no resultarles “rentables” o estar enfermos, o víctimas de accidentes de los camiones que les llevaban al matadero.

También abandonados directamente en contenedores o en el monte a su suerte, o por denuncias interpuestas por abandono o maltrato y que han sido decomisados y trasladados al santuario.

Los animales necesitan de nuestro compromiso. Tú compromiso.

Ya lo sabíamos pero cada día vivimos experiencias irrepetibles de superación y afecto con los animales del santuario. Los animales no humanos luchan por sus vidas y las de los suyos, tienen el deseo de vivir y disfrutar de su vida, sienten y tienen emociones.

Como especie privilegiada intelectualmente hablando, nuestro deber moral es combatir todo aquello que pueda perjudicar a alguien y no formar parte de aquellos actos o hábitos que perjudiquen a los demás. Tenemos la capacidad para ello, para comprender que cada animal es Alguien que merece no ser dañado, sino también protegido. Tenemos también la capacidad de comprender y la de ayudar.

Por eso, los animales nos necesitan sin vacilación. Los animales merecen que no les dañemos o perjudiquemos en modo alguno, pero también, que les ayudemos hoy y ahora. Tú como parte de la ciudadanía, junto a nosotros, como Santuario de animales, tenemos un papel protagonista para cambiar el curso de la Historia, para cambiar esa terrible situación a la que son sometidos los animales a cada instante, en cualquier parte. El compromiso es con los animales que pueden ser salvados hoy y ahora y con los animales en el futuro.

Vive con Wings of Heart Santuario la pasión por salvar animales y contar al mundo que podemos y debemos protegerlos.

¿Recuerdas que dejamos la historia de Pablo a medias? Vamos a continuar en donde lo dejamos, recién ingresado en el Hospital Veterinario por su grave luxación e infección en una pata:

pablito curas

Curas diarias a Pablo durante semanas.

pablo curas edu

El vínculo que se establece entre animales y cuidadores es enorme.

pablito tras penultima operacion

Tras la penúltima operación, anterior a la amputación de su patita, en un intento de luchar por recuperar su pierna.

Allí estuvo dos semana ingresado y los veterinarios quedaron impresionados por la resistencia que tenía ya que las curas se hacían sin anestesia, porque los rumiantes son muy sensibles con la sedación y sólo se usa en situaciones imprescindibles para no correr riesgos mayores. Tras las curas, volvía a hacer una vida normal, sin mover la pata, pero con ganas locas de vivir.

Al volver al Santuario, Pablito empezó a desenvolverse con mucha naturalidad y pronto se hizo amigo de Trasgu, una cordera ciega que sobrevivió tras ser lanzada a un recinto con lobos porque estos, en vez de matarla, la protegieron para evitar que le hiciesen daño.

Día a día aguantaba las curas ya que la artritis que tenía requería de un tratamiento largo. Cuando terminábamos él corría como loco para jugar con nosotros o pedir mimos. No sentía miedo ni enfado por el dolor de la cura.

Pero su pronóstico se complicó cuando descubrimos ya tarde que la infección no estaba tan controlada como se había creído, y de nuevo en el Hospital, y tras varias operaciones a las que Pablito se enfrentó, se decidió que no había solución y hubo que amputarle la pata.

Así lo hicieron y era la primera vez que en el Hospital amputaban a un cordero. Todos los veterinarios conocían a Pablito y su historia. Y nosotros, muertos de miedo, quedamos impresionados cuando llegamos y vimos a Pablito, recién amputado, que se levantaba para venir a saludarnos. Pese al mareo de la anestesia, que aún duraba, y al dolor que debía sentir, tenía tantas ganas de cariño y de estar con nosotros que apenas pudimos contener las lágrimas.

Hoy Pablito vive con tres patas, adaptándose y disfrutando cada día de la compañía, de sus amigos, de nuestros mimos, y de la comida que tanto le gusta.

Pablito es sólo un cordero que se negó a morir. Pero no es especial, porque lo más sorprendente de esta historia no es la tremenda lucha de Pablito, si no que todos los corderos son así. Todos tienen esas ganas inmensas de vivir y de cariño.

Esta historia resume, creemos, la filosofía y el trabajo de Santuario Wings of Heart:

Rescatar a los animales víctima de la explotación, darles un hogar, cuidarlos, luchar por ellos hasta sus últimas consecuencias y otorgarles su merecida libertad.