Blog

Little Black



Siendo un pollo de apenas días de vida, logró escapar de la vitrina en la que la exponían como un objeto. Burló la vigilancia de varios empleados y en un pasillo de la tienda la encontraron dos activistas por los derechos animales.

Ella no sabía que estaba consiguiendo su pasaje a la libertad.

Así legó ella al Santuario. Cuando llegó no paraba de piar. Necesitaba una madre, papel que asumimos entre varios. Por horas, le teníamos en brazos, simulando que nuestras manos eran las alas de su madre.

Ha crecido feliz y espera el día en que sea suficientemente mayor y pueda vivir con el resto de gallinas de Wings of Heart.

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website